Centro Ágora®
Centro Ágora®

El retraso simple del lenguaje es la detención temporal de la evolución madurativa del niño/a en los aspectos del lenguaje (fonético-fonológico, morfosintáctico,  léxico, organización del discurso), no presentándose alteración evidente en las capacidades mental, sensorial, motora o relacional.

 

        La característica principal es el evidente retraso del lenguaje productivo, junto a una aparente buena comprensión, pudiendo ir asociado, con frecuencia, a un retraso ligero de tipo psicomotor y de un retraso en la expresión gráfica. El aprendizaje de la lectoescritura les ayuda a reflexionar sobre el lenguaje oral y evolucionan positivamente. En otros casos se presenta un retraso en el aprendizaje de la lectoescritura y puede generar un trastorno escolar. Si se interviene a tiempo, el niño puede lograr un nivel normal de lenguaje, si no hacia los seis o siete años, el retraso se convierte en una alteración del lenguaje oral. Podemos diferenciar varios grados de afectación:

 

  • Dificultades articulatorias asociadas a una alteración en la construcción gramatical de la frase. Se suele acompañar de tensiones afectivo-emocionales. No es un problema definitivo y se suele superar espontáneamente.
  • Dificultades articulatorias con un lento desarrollo verbal y déficit en el vocabulario y en la memoria auditiva.
  • Defectos articulatorios junto con el déficit en la expresión y comprensión verbal.

 

Aspectos más característicos que definen el tipo de lenguaje de niños/as con retraso simple del lenguaje:

 

  • Articulación limitada a unos pocos fonemas.
  • Errores de articulación (dislalias múltiples).
  • Exceso de mímica.
  • Reducción de los patrones lingüísticos (no busca ampliarlos).
  • Emisión vocal ininteligible.
  • Pueden llegar a adquirir una “jerga” particular monótona y rápida, sólo comprensible para los padres y hermanos; utiliza elementos de coordinación y expresiones equívocas.
  • Pobreza de expresión, repetición de ideas, uniones de frases de manera inadecuada.
  • La comprensión, en general, es normal.
  • Frecuentes trastornos asociados, como la mala lateralización y problemas de psicomotricidad.
  • Incapacidad para atenerse a un tema, perdiendo el hilo del discurso fácilmente.
  • Lenguaje espontáneo de peor calidad que el lenguaje que repite.
  • Hablan cuando quieren y no cuando se les pide.
  • Uso excesivo del “de” para las uniones y “que” para introducir frases.
  • Escasa utilización de los tiempos verbales, es frecuente el infinitivo “querer”.
Centro certificado bajo la normativa de Calidad ISO
Centro Sanitario autorizado por la Comunidad de Madrid CS41058
Todos nuestros profesionales están colegiados
Centro adaptado para personas con movilidad reducida
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© 2015. Centro Ágora®. Marca Registrada.

Llamar

E-mail

Cómo llegar